Si existe una planta idónea para combatir problemas cutáneos, y de acné, esa es la sábila del Aloe Vera.

Sus inmensas propiedades la vuelven fundamental para luchar contra diferentes problemas de la piel. Entre ellos está el temido acné.

El tratamiento con el jabón de aloe vera es uno de los más recomendados habitualmente para combatir los granitos. Esto se debe gracias a una propiedad fundamental que tiene la sábila. Ésta tiene un enorme poder astingente (regulador de las grasas)y, siendo el acné un inconveniente sebáceo, su acción ataca también a la raiz.

Cómo aplicar el jabón de aloe vera:

* Aplicar por la mañana y por la noche para una limpieza en profundidad de la piel.

* Para la limpieza de la piel antes de dormir.

* También están los que optan, además, por utilizar el jugo de Aloe vera como tónico. Consiguiendo penetrar en las 3 capas de la dermis expulsando al exterior las bacterias y los depósitos de grasa.

* Seca los granitos existentes gracias a la saponina (en concreto el ácido urónico) lavándote 3 veces al día.